lo que pienso de la educación

Una reflexión muy personal sobre los retos de la educación para este siglo…(dedicada a los candidatos presidenciales)

La educación que se ofrece actualmente está basada en las necesidades de una era industrial donde el estudiante entra en una escuela para ser moldeado y “educado” según las necesidades de este sistema, para luego salir a ser empleados en las diferentes industrias. Desde la educación básica hasta la superior prevalece esta visión, una educación que homogeniza y estandariza; que ubica al lenguaje, la ciencia y las matemáticas como las 3 áreas (casi únicas) del desarrollo de los estudiantes. En este esquema, el estudiante realiza su proceso de aprendizaje por materias separadas entre sí, segmentando el conocimiento y “comparti-mentalizando” su mente.

En semejantes condiciones, la educación (o el sistema en el que se imparte) no estimula los talentos ni la riqueza individual de los estudiantes, bloqueando su creatividad y su vocación: que siempre son menos prioritarias que las necesidades de productividad y competitividad con las que se mide el “desarrollo” en esta era industrial que termina.

entrando en la era de la información - (foto: datalove)

La educación debe buscar el desarrollo integral de los seres humanos, debe articular cuerpo, mente y espíritu en el proceso de aprendizaje. Asimismo, debe ayudar a los individuos a encontrar y hacer máximo uso de su poder personal, de su talento, de sus habilidades. Para lograr esto es indispensable replantear los valores (pilares fundamentales) sobre los que descansa el diseño actual de la enseñanza.

Estamos entrando en una nueva era en la que se democratizan rápidamente muchas de las herramientas con las que el poder y la abundancia eran materia de unos pocos. En esta nueva era, los medios de comunicación se hacen accesibles para todos. En estas condiciones, los individuos deben acceder a su poder personal, el poder de su expresión, el poder de su creatividad. Es importante para este nuevo siglo iniciar las transformaciones necesarias al sistema educativo para dejar de producir “empleados” y fomentar los “empresarios”, seres capaces de expresar su creatividad y su talento hacia la sociedad, con ética y valores, y con miras a una mejor calidad de vida para todos. La educación debe jugar un papel fundamental facilitando la transición hacia esta nueva era, la era digital, la era de la información, de la colaboración.

El primer valor que se debe rescatar en la educación es el respeto. El respeto por la diferencia, el respeto por las diferentes maneras de aprender, por la diversidad de talentos e intereses y por el infinito potencial que reside en cada ser humano. Una educación desde el respeto es una educación que humaniza y edifica. Una educación respetuosa tiene en cuenta que a pesar de ser iguales (seres humanos dignos de igualdad de oportunidades) no somos homogéneos.

somos un país diverso

La integración (unidad) es otro valor esencial a rescatar. No somos una suma de partes discretas y dispersas. La educación no puede seguir estando dirigida a separarnos sino a integrar nuestro ser. Es importante articular las áreas de conocimiento de manera holística y aplicarlas transversalmente en la resolución de problemas prácticos e interesantes, en un enfoque de proyectos o de iniciativas que sean realmente útiles y valiosos para los jóvenes en su proceso de aprendizaje. Adicionalmente, la educación debe integrar la mente con el cuerpo y el espíritu de manera armónica. Para esto es necesario que a la actividad física, creativa y expresiva se le de la misma importancia que a la formación de la mente. Los estudiantes se pasan demasiadas horas sentados mirando hacia un tablero y un profesor que, por lo general, les transmite información en una sola vía y no permite que el estudiante explore y realice por su cuenta su proceso de aprendizaje. En este esquema, la memoria y la racionalidad son premiadas a expensas de la creatividad y la expresión; siendo estas últimas las expresiones del espíritu y, por qué no, factores que nos podrían convertir en un país ventajoso en la creciente economía de los contenidos y el entretenimiento.

La educación debe buscar primordialmente el desarrollo del Ser (y no sólo del hacer y el tener). Requerimos una educación que libere, que amplíe los horizontes, que cuestione, y sobre todo que permita a cada individuo explorar y expresar su propio potencial. Para esto es necesario cambiar muchos de los esquemas que están firmemente arraigados, sobretodo en las relaciones humanas. Las relaciones jerárquicas entre docentes y alumnos deben ser reemplazadas por relaciones más horizontales donde el docente cumple el rol de tutor y guía; el estudiante es quien aprende, no es el docente quien le enseña.

Es urgente que los niños y jóvenes tomen conciencia del planeta en que vivimos y de la situación de emergencia en el que se encuentra. La educación debe ser un pilar fundamental de esta reconexión, reforzando la relación con la naturaleza que se encuentra hoy tan desconectada de los seres urbanos, transmitiendo un profundo respeto por la diversidad que acentúe la tolerancia y nos permita convivir en armonía, inculcando el valor de la identidad cultural que nos hace pertenecer y preservarnos.  Todas las escuelas de las zonas urbanas (y rurales – aunque en esta última es obvio) deberían tener una huerta en la que los estudiantes participen activamente con el fin de reconectarse con los procesos y ciclos de la naturaleza. La preservación del medio ambiente debería ser un énfasis global en los currículos educativos.

la expresión es sanación

La colaboración, por encima de la competencia, debe ser otro de los valores a rescatar en esta década. En esta nueva era digital, el libre intercambio de información y de “bienes culturales” (contenidos) es la clave para la innovación y la creación, así como para el desarrollo de los jóvenes como seres autónomos en su toma de decisiones. La colaboración como cultura y práctica masiva se convierte en el pilar de la innovación. Predomina el uso de las redes, como el caso de las redes de ciencia, personas de diferentes disciplinas colaborando para mover la frontera del conocimiento hasta puntos donde individualmente era impensable lograrlo.

Algunos retos para esta década

La pertinencia de la educación es uno de los retos más importantes en esta década.

  1. No basta con cerrar la brecha en años de estudio entre la educación urbana y la educación rural. El problema es más cualitativo y de falta de pertinencia. En el campo se necesita una educación adecuada para el campo, enfocada en una relación sostenible con la tierra, aplicada hacia la producción limpia y ecológica.
  2. Otro gran reto de pertinencia será una educación que favorezca la diversidad y que, a su vez, haga uso de este inmenso potencial que nos caracteriza. En primer lugar garantizar a las comunidades indígenas y afrocolombianas el desarrollo de sus proyectos de educación propia, que salvaguarde y transfiera entre las generaciones sus tradiciones, conocimientos y saberes ancestrales. La recuperación de sus lenguas y su prevalencia en la educación temprana de los niños. La formación de docentes indígenas debe contar con la participación de sus mayores, taitas, mamos, caciques para asegurar esa salvaguarda cultural. Es importante identificar experiencias exitosas de algunos pueblos indígenas y afrocolombianos para transmitirlas y compartirlas con otros pueblos a manera de inspiración.
  3. Se debe reforzar a las secretarías de educación en el trabajo con poblaciones diversas, con el fin de generar espacios de concertación, apoyar con metodologías apropiadas para el desarrollo de proyectos educativos propios, unir a las universidades en este propósito para extender la oferta educativa disponible a estos pueblos, manteniendo siempre el respeto por sus necesidades específicas y de sus saberes tradicionales.

El “empoderamiento” de los jóvenes (y facilitar la transición hacia la era digital) es otro de los principales retos de la educación.

  1. La democratización de los medios de comunicación está generando un nuevo espacio donde los jóvenes son protagonistas. La nueva economía del contenido y el entretenimiento se está convirtiendo en el espacio donde los jóvenes pueden convertirse en emprendedores.
  2. La educación debe alinearse rápidamente con este salto cuántico, en cuanto a las prioridades académicas, los recursos tecnológicos disponibles para la formación, alternativas dinámicas al profesorado existente que no va a poder alinearse a la velocidad que se requiere (comunidades virtuales de aprendizaje – como se está usando en Brasil, jóvenes como tutores de otros jóvenes).
  3. La creatividad debe ser fomentada como el pilar más importante en la educación, no sólo las competencias en las tres materias duras (matemáticas, ciencias y lenguaje). Para fomentar la creatividad se requiere que las artes, el manejo del cuerpo y la expresión jueguen un papel fundamental dentro de los proyectos educativos institucionales, no sólo como materias aisladas ni como asignaturas transversales al currículo.
  4. Las instituciones de educación media y el SENA deben jugar un rol primordial en esta transformación, ofreciendo muchos más programas en nuevas tecnologías asociados con el emprendimiento cultural (producción musical, animación digital, video y artes visuales, diseño, ingeniería web, redes sociales).
  5. La diversidad que caracteriza nuestro país es una de las fortalezas más interesantes para subirnos en la creciente ola de la era digital. Las estadísticas lo demuestran, Colombia es uno de los países que participa con mayor fuerza (relativo a su tamaño) en redes sociales de intercambio de contenidos como Facebook, Twitter, Flickr. Asimismo, existe un significativo potencial de mercado en la población hispana en los Estados Unidos, la cual ya representa el 11% del mercado de usuarios en línea y creciendo[1] y para quienes hay una escasez de oferta de contenidos en español.

La convivencia es otro de los grandes retos de la educación para esta nueva década

  1. Existe evidencia de que la expresión artística y la formación corporal son mecanismos que nos permiten liberar emociones y hacer procesos de catarsis necesarios para poder sanarnos internamente y sanar nuestras relaciones con los demás. La escuela debe convertirse en una plataforma que favorezca esta catarsis y este proceso de sanación con miras a formar seres humanos capaces de convivir de manera sana con quienes les rodean. El yoga y la meditación también han mostrado ser herramientas muy eficaces en la sanación personal y colectiva de los estudiantes.
  2. La colaboración como eje del aprendizaje es un aspecto fundamental para la convivencia. Las redes de información facilitan significativamente el trabajo en equipo y de manera asincrónica, a través de diversas herramientas (wikis, comunidades colaborativas de aprendizaje, entre otras).

2 videos muy ilustrativos sobre el tema (recomendados):

(do schools kill creativity – Ken Robinson)

(video sobre la percepción de la educación en una universidad de EEUU)


[1]The Hispanic Audience Grows Online”, New York Times, May 2009 (http://www.nytimes.com/2009/05/04/technology/internet/04drill.html?_r=1)

Hispanics’ Web Savvy Surpasing Others”, Marketing Daily, Marzo 28 de 2009 (http://www.mediapost.com/publications/index.cfm?fa=Articles.showArticle&art_aid=102873)

Advertisements

One response to this post.

  1. Posted by gadincol on May 14, 2010 at 8:58 am

    Very interesting! Recomended !!! What type of education are we giving for this new century??? Creativity ahs become a comodity…

    Reply

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: